Saltar al contenido
Mediación Escolar

La Mediación Escolar como herramienta para la resolución de conflictos en el ámbito familiar

Conflictos familiares Mediación Escolar

Siempre he pensado que las habilidades y técnicas que se aprenden como mediador escolar pueden ser utilizadas también en la gestión y resolución de otros conflictos en el marco más amplio de la convivencia en las escuelas. Esto incluiría a los estudiantes, al profesorado, al personal y también a las familias.

Estas ultimas representan realidades algo más complejas y, en ocasiones, alejadas de la propia escuela.

Con este artículo quiero abrir la posibilidad, que ya es una realidad como veremos, de utilizar los sistemas de Mediación Escolar para ayudar en la resolución de conflictos en el ámbito familiar, que es una tarea bastante más complicada que la gestión de los conflictos dentro del propio centro educativo.

Los obstáculos principales con los que nos encontraremos para el desarrollo de este tipo de acciones de mediación en las escuelas son, principalmente, de tres tipos:

  • La falta de tiempo para realizar procedimientos mediadores que pueden alargarse más de lo normal.
  • La necesidad de contar con personas altamente formadas para realizar este tipo de procesos de mediación.
  • La inexistencia de un protocolo específico de gestión de este tipo de conflictos, que van más allá de una mediación entre dos personas.

En este post voy a intentar daros algunas claves, basadas en la experiencia, que podrían ser un primer borrador de un modelo para la gestión de este tipo de conflictos escolares en los que se entremezclan las relaciones escolares, las relaciones familiares o las relaciones entre diferentes familias.

Viejos conflictos en nuevas realidades

La realidad que hemos vivido durante los dos últimos cursos, marcados por la pandemia de la COVID-19, han transformado de manera notable las relaciones entre las personas que formamos parte de cualquier comunidad educativa en todo el mundo.

La convivencia entre las personas, en el ámbito escolar, familiar o cualquier otro, se ha visto impactada con una despersonalización tan profunda que sus cimientos, construidos con tanto trabajo durante años, se han visto socavados y a veces destruidos.

El clima de convivencia, en cualquier entorno de relaciones personales, no se construye en un instante con mensajes de WhatstApp o videollamadas por Zoom, necesita de tiempo, espacios de relación y gran parte de presencialidad en ambientes seguros y agradables.

No cabe duda de que algunas vivencias de este tiempo de pandemia han resultado por momentos aterradoras, y muy por encima de la capacidad de resiliencia de muchas personas.

El impacto ha sido especialmente cruel, por supuesto con las víctimas y sus familiares, pero también con los jóvenes en edad adolescente que han visto como todo su mundo de relaciones vitales fuera de la familia desaparecía.

Este hecho ha generado que el clima de convivencia familiar haya pasado de una “normalidad”, un equilibrio conseguido con el tiempo, a un clima en el que sentimientos y emociones se disparan y los conflictos surgen como una nueva realidad donde se ha roto aquel equilibrio que tanto nos constó conseguir y que ahora hay que volver a construir, y no sabemos cómo hacerlo.

Está demostrado que el estado emocional de una persona determina en gran parte la forma en la que percibe el mundo y lo que vive en cada momento. Las percepciones actuales de los adolescentes respecto al mundo en el que están son muy negativas y esto les provoca emociones de frustración, miedo, ansiedad, tristeza, desesperanza y mucha ira contenida, que son las fuentes del las que vive el conflicto.

Conflictos familiares Mediación Escolar

Situaciones de conflicto familiar que se trasladan al ámbito escolar

Esta nueva “realidad aumentada de relaciones familiares” y de posibles conflictos entre los miembros del núcleo familiar, y sobre todo en los que conviven jóvenes adolescentes, puede llevar a situaciones como las siguientes:

  • Supresión total de la comunicación entre los miembros: No hablo con mi padre (madre) desde hace un año.
  • Rotura del núcleo familiar: Hace tres meses que se marchó de casa.
  • Enfrentamientos con terceras personas: La culpa es de él, que le predispone contra nosotros.
  • Fracaso escolar: No puedo centrarme ahora en estudiar”; Nos da igual que suspenda, no va a hacer nada, ya tiene el curso perdido.
  • Sufrimiento: Yo lo que quiero es que las cosas vuelvan a ser como antes; Me siento muy mal; No puedo dormir; No sabe el daño que me está haciendo.
  • El castigo, la amenaza o la fuerza como única solución: Ya no sabemos que hacer, le hemos castigado con todo; Hasta que no me hable yo no pienso hablarle; Tuve que defenderme porque me estaba pegando.
  • Buscar soluciones en los consejos de los demás o exponer el problema en las redes: Mi amiga que la conoce me dijo que a su padre le había dicho un compañero que ella había comentado que te odiaba; Lo sabe todo el mundo, se comenta en todos los grupos, a mí me llegó por otro lado, no por ti.
  • Problemas de salud o aparición de adicciones: Necesito fumarme uno, para poder dormir; Estoy tomando antidepresivos desde entonces.

Las posibles variantes de estos ejemplos son tantas como familias puede haber con problemas y seguro que tú podrías añadir algunas cosas en esta artículo basadas en tu realidad.

Proceso de gestión a través de la Mediación Escolar

Para intentar ayudar desde el centro escolar en la gestión y resolución de este tipo de conflictos, es necesario contar con personas adultas dentro de la estructura que proponemos desde nuestro proyecto para un Equipo de Mediación Escolar y que puedes leer en nuestro post sobre qué es la mediación escolar.

Como ya dije al principio la falta de tiempo será uno de los principales obstáculos para estos procesos, pero si contamos con personas formadas y cualificadas podremos ayudar en algunos casos.

Veamos ahora elementos clave que debemos tener en cuenta para gestionar este tipo de conflictos familiares desde la Mediación Escolar, seguro que no son todos, pero es una primera aproximación desde la experiencia:

Comediación

Este tipo de casos son demasiado complejos para que un solo mediador o mediadora los gestione, por lo que planteo la necesidad de que sean dos mediadores adultos con una amplia formación y que hayan intervenido en casos de mediación escolar con anterioridad, es decir, con una cierta experiencia.

Premediaciones para el análisis del conflicto y la búsqueda de su estructura

La complejidad de estos conflictos en los que existen más de dos personas involucradas en muchos casos, que pueden ser de entornos diferentes, de familias diferentes, nos plantea como mediadores un reto mayúsculo y un gran trabajo de investigación previo a la realización de cualquier proceso mediador.

Una vez que sepamos del conflicto lo primero sería hablar con las personas por separado, incluso actuando de oficio desde el Equipo de Mediación. Antes de iniciar cualquier proceso mediador es fundamental estructurar bien el conflicto y luego decidir, entre los dos mediadores, si es mediable o no.

Con toda seguridad el hablar con las personas que están más implicadas no será suficiente por lo que deberemos realizar más premediaciones o entrevistas con otras personas implicadas en el caso: familiares, amigos, vecinos, servicios sociales, policía, etc.

Esta primera fase es clave para la desescalada del conflicto y sobre todo para la gestión y expresión de las emociones de las personas entrevistadas, acción que los mediadores deben potenciar.

Mediaciones que debemos realizar y en qué orden

Una vez que hemos realizado todo el proceso de investigación con las premediaciones y tenemos una idea clara de la estructura y los orígenes del conflicto, los mediadores tienen los datos para poder establecer un plan de trabajo de mediaciones.

Es de suma importancia determinar cuál es la primera mediación que debemos realizar y para ello nos haremos la pregunta ¿Qué dos personas son imprescindibles para iniciar la resolución?

De esta primera mediación podría depender el éxito o el fracaso del proceso y por eso también debemos hacernos esta otra pregunta ¿Si estas dos personas se arreglan, estaría solucionado el conflicto o gran parte de él?

Una vez realizada esta primera mediación podremos decidir si el camino que hemos diseñado es adecuado o conviene revisarlo.

Para finalizar quiero exponeros otros elementos que he comprobado que poseen una especial importancia en estos casos y que podrían ser también vías de solución paralelas, o incluso tener entidad propia como estrategias de resolución positiva de este tipo de conflictos, ya sea durante el proceso mediador o bien en la fase de las premediaciones.

  • Reflexionar sobre los posibles errores que cada uno ha podido cometer: La admisión de posibles errores en las propias actuaciones, percepciones o comportamientos podría considerarse como un primer paso hacia la búsqueda de soluciones y sobre todo hacia un cambio de postura personal entorno al conflicto. Una nueva visión en la que admitir que uno puede estar equivocado y no estar en posesión de toda la verdad. Los mediadores intentarán que las personas comiencen a entender que la otra parte puede tener una percepción diferente de lo que ha pasado y que ambas comparten la responsabilidad de los hechos y de las soluciones.
  • El poder del perdón: Siguiendo al maestro D. Jorge Pesqueira Leal, profesor en nuestro curso de “Experto Internacional en Mediación Escolar” y el referente mundial en el modelo de la Mediación Asociativa, estoy totalmente de acuerdo con esa visión del perdón que expresa en su gran obra “Mediación Asociativa y Cambio Social”, cuando dice: El poder del perdón nace como efecto reparador ante los embates de pasiones humanas como el odio y el rencor. Perdonar es recuperarnos a nosotros mismos, es darnos cuenta de la necesidad, tomar acción y dar los pasos para restaurar la tranquilidad personal… El poder del perdón nos lleva a saber exactamente cuál es el sentimiento que albergamos y a ser capaces de comunicarlo… Es buscar más allá de las limitaciones de prejuzgar. Es moverse de dentro hacia fuera y cambiar la perspectiva.
  • Resolución espontánea: Podría pasar que, si realizamos de manera muy exitosa las premediaciones y con un gran nivel de descarga emocional, de asunción de errores y de perdón, existe la posibilidad de que las partes se arreglen entre ellas sin necesidad de realizar un proceso mediador. Esto lo he visto en casos mucho más sencillos también y es algo realmente “mágico”. A veces las personas lo que más necesitan es ser escuchadas, poder expresar sentimientos y darse cuenta de que su realidad no es la única.
  • Círculo restaurativo: Si llegamos hasta el final del proceso haciendo varias premediaciones, varias mediaciones entre diferentes personas implicadas podría ser muy interesante hacer una estrategia restaurativa final con todas ellas o una parte. Para esto los círculos de diálogo me parecen una estrategia perfecta y de fácil utilización por los mediadores, que debería prepararse y formarse en este tipo de técnica restaurativa. Aconsejo para esto los trabajos de los profesores de nuestro curso de Mediación Escolar, Vicenç Rul-lan y Carme Boqué, que acaba de publicar el libro “Prácticas Restaurativas para La Prevención y Gestión de los Conflictos” que está reseñado en nuestra sección de libros.

Como hemos visto en esta pequeña aproximación a la utilización de la Mediación Escolar para gestionar y resolver problemas en el ámbito familiar, la formación de los mediadores es quizás el elemento más determinante para poder acometer esta compleja estrategia de mejora de la convivencia escolar.

En definitiva, hablamos de trabajar en un nivel superior al de la Mediación Escolar, es apostar por comunidades escolares pacíficas donde, desde un proyecto de mediación, poder extender habilidades, valores y formas de relación basadas en las personas, en el respeto y en el diálogo como elementos transformadores.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir todos los post de formación y casos reales en tu email.

Guión para una mediación escolar - Ebook

Guión para una Mediación Escolar

FREE

Consíguelo gratis en tu email:

Fórmate en Mediación Escolar

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir en los próximos días toda la información del curso online de Mediación Escolar que estamos a punto de lanzar.

Fórmate en Mediación Escolar

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir mensualmente en tu email, gratis, los últimos artículos y análisis de casos prácticos para continuar con tu formación como mediador/a.