fbpx Saltar al contenido
Mediación Escolar

La profesora montó el lío – Caso resuelto

La profesora montó el lío
La profesora montó el lío – Caso resuelto
5 (100%) 1 vote[s]

Los alumnos de 4º de ESO han realizado unos talleres sobre igualdad. Como trabajo, elaboran unos murales que cuelgan en el aula.

Uno de ellos contiene una fotografía de publicidad de un perfume que muestra a una mujer tumbada en actitud sugerente, rodeada de hombres.

Cuando llega la profesora de ética (Mercedes) y ve la foto, realiza una crítica sobre la imagen, argumentando que es la imagen de una violación.

Una de las alumnas (María) comenta: “Anda, que no tiene ella que estar contenta”.

Esto genera una discusión que llevan al terreno personal y en la que emiten juicios de valor la una sobre la otra.

La profesora le dice que no sabe en qué familia y en qué barrio se habrá educado.

La alumna le contesta que su familia la ha educado perfectamente y que es la profesora la que no tiene educación.

La alumna suele perder los nervios con facilidad y se muestra agresiva cuando se siente contrariada. En esta ocasión, se acerca a la mesa de la profesora, gritándole y diciendo que no le va a dejar salir del aula.

Finalmente, otros alumnos consiguen apartarla de la profesora.

La profesora montó el lío

Veamos algunos momentos del proceso de mediación que hacen un profesor y una alumna del Equipo de Mediación:

– Profesor mediador (Javier): ¡Buenos días! Nos llamamos Blanca y Javier y somos los mediadores

– Alumna mediadora (Blanca): Habéis decidido voluntariamente venir a mediación para solucionar el problema que tuvisteis.

– ¿Vuestros nombres son?

– Mercedes, María.

– Para poder ayudaros mejor, tenemos que establecer una serie de normas para esta sesión, que todos debemos respetar. Las normas son las siguientes……

Los mediadores relatan las normas básicas y el funcionamiento del proceso de mediación, buscando la comprensión y la aceptación de las mismas por parte de las personas en conflicto, veamos parte de estas normas.

  • Se establecerán turnos de palabra para contar el problema que habéis tenido.
  • Mientras que una habla la otra permanecerá en silencio escuchándola. No se puede interrumpir el discurso de la otra persona.
  • Vais a tener el mismo tiempo para intervenir.
  • No está permitido: dar voces, insultarse, menospreciarse, utilizar motes, etc.
  • No se consentirá ningún tipo de agresión.
  • Lo que hablemos es totalmente confidencial y no deberá salir de este espacio.

– ¿Habéis entendido las normas?

– Sí; Sí.

– Si estas normas no se cumplen en algún momento, podremos dar por finalizado el proceso.

Los mediadores relatan estas normas básicas y después hablan del el funcionamiento del proceso de mediación, buscando la comprensión y la aceptación de las mismas por parte de las personas en conflicto. Posteriormente se pasa a otro momento del proceso que consiste en que cada parte contará su versión del conflicto en presencia de la otra parte, que deberá escuchar y no interrumpir, como se les ha explicado en las normas.

– Por favor, María, ¿puedes contarnos lo que sucedió ayer en clase de ética?

– (Gritando y señalando a Mercedes) Pues que la profesora entró montando el lío y metiéndose con el trabajo que habíamos hecho mis compañeros y yo. Como no nos había costado trabajo… Y con lo perita que está la foto…

– María, te recuerdo que es importante que mantengáis el respeto la una hacia la otra. Si hablas más tranquila, te vamos a entender mejor. ¿De acuerdo?

– Vale, profe. Bueno, pues eso que no sé por qué tiene que decir nada de nuestro trabajo.

– Mercedes, ¿puedes contarnos tú que pasó?

– Sí, pues, veréis, cuando llegué a clase, vi que habían colgado unos murales sobre la igualdad de género, lo que me parece estupendo. Simplemente, al ver la fotografía que habían utilizado en uno de los murales, me pareció conveniente comentar cómo la publicidad a veces es sexista y que en este caso el hecho de representar una imagen de una mujer en el suelo rodeada de hombres, todos con poca ropa, se asemejaba a una violación.

– Pues vaya, eso lo dices tú, menuda tontería…

– María, te vuelvo a recordar que has aceptado la norma de ser respetuosa. Es importante que se mantenga para que el proceso funcione, ¿vale?

– Sí, profe.

– ¿Queréis añadir alguna cosa más a lo que habéis contado?

– Sí. María comentó que la chica de la foto tenía que estar muy contenta de estar rodeada de esos tíos y yo le reprendí, diciéndole que eso no es un asunto para tomarlo a broma. Entonces, se enfadó y empezó a gritarme. Le dije que se tranquilizara y me respetara.

– Y tú, María, ¿quieres añadir algo?

– Pues, sí, que si quiere que la respete, que me respete ella a mí y respete mi trabajo.

– ¿Alguna otra cosa que añadir?

– No; No.

El proceso seguiría ahora con una fase de análisis del conflicto para poder aclararlo y también intentar ver los sentimientos que ha producido de cara a buscar momentos de empatía entre las partes, tarea muy complicada para los mediadores. Veamos un pequeño resumen de este momento:

– A ver, María, ¿nos puedes aclarar un poco más lo referido al comentario que le hiciste a tu profesora?

– Sí, profe, lo que yo quería decir es que con ese montón de tíos buenos alrededor, ¿cómo no iba a estar a gusto? No tiene nada que ver con que yo defienda que violen a nadie.

– Mercedes, ¿nos puedes tú aclarar tu comentario sobre la fotografía?

– Sí. En ningún momento se trataba de un ataque a ninguno de los alumnos ni al trabajo en sí. Sólo pretendía destacar el abuso que hacen los publicistas de algunos estereotipos, y creo que es necesario hacer conscientes a los jóvenes de esa manipulación.

– María, ¿lo que quieres decir es que comentaste que a la chica le tenía que gustar estar rodeada de chicos guapos?

– Pues, claro, ¿a quién no?

– Mercedes, ¿tú lo que quieres decir es que no estabas atacando lo que habían hecho los alumnos con respecto al trabajo, sino lo que para ti transmite la fotografía?

– Exacto.

– Por favor, María, dinos cómo te sentiste cuando Mercedes entró en el aula e hizo el comentario sobre la fotografía.

– Pues me sentí mal, porque habíamos intentado encontrar una foto toda molona para el trabajo, y llega ella criticando por una tontería que sólo ve ella.

– Y tú, Mercedes, ¿cómo te sentiste cuando María comentó que la chica estaría contenta con todos esos chicos alrededor?

– Pues sentí impotencia ante la idea de que realmente los manipulan y temor de que los chicos puedan llegar a ver normal que sometan a una mujer simplemente porque son guapos y porque son hombres.

– Entonces, María, ¿tú sentiste que no comprendías la importancia que podía tener la fotografía y te sentiste molesta de que se menospreciara tu trabajo? Y tú, Mercedes, ¿te sentiste mal porque los chicos no sepan darse cuenta de que hay que respetar a las mujeres?

– Sí.

– María, ¿lo que quieres decir en resumen es que cuando la profesora comentó que le parecía muy mal la foto porque era la imagen de una violación, tú no entendías porqué le daba tanta importancia y lo que sentiste es que la profesora estaba criticando tu trabajo, por eso te enfadaste y le gritaste?

– Sí.

– Y tú, Mercedes, ¿en resumen, te sentiste incómoda por pensar que a los chicos les parezca normal y atractiva la idea de una mujer en el suelo rodeada de muchos hombres de pie mirándola por lo que para ti transmite esa imagen?

– Efectivamente.

– María, ¿tú cómo te sentirías si alguien te hubiera gritado por hacer un comentario?

– Pues yo me enfadaría, me sentiría mal.

– Mercedes, ¿tú cómo te sentirías si pensaras que alguien está criticando tu trabajo?

– Bueno, pues imagino que enfadada y molesta.

Por último se exploran las posibles soluciones al problema y se llega a un acuerdo entre las partes, que por sencillo que parezca puede ser suficiente para que el conflicto entre estas dos personas no se reproduzca. Lo importante es que la alumna y la profesora hayan pasado por el proceso de la mediación y hayan podido escucharse y hablarse en un clima distendido y adecuado para comprender a la otra, y buscar juntas una solución positiva y sin violencia.

– Entonces, por lo que nos habéis contado, ambas estáis molestas y enfadadas por la reacción que habéis tenido ante lo que cada una ha comentado, ¿es así?

– Sí; Si.

– Mercedes, ¿cómo piensas tú que esto puede resolverse?

– Creo que la situación se ha dado por no habernos entendido la una a la otra. Y creo que antes de enfadarnos, debemos intentar entender lo que cada una quiere decir.

– Y tú, María, ¿Cómo piensas que puede resolverse?

– No sé, profe, que no se tome las cosas tan en serio.

– ¿Qué cosas deberían cambiar para que se solucione el conflicto?

– Pues yo creo que antes de enfadarnos, debemos hablar y preguntar lo que cada una piensa sin intentar defendernos y sin atacar a la otra.

– María, ¿qué crees tú que debe cambiar?

– Pues, lo que dice la profe y que no le dé tanta importancia a todo.

– María, ¿tú qué crees que puedes hacer para solucionar el problema?

– Yo, no enfadarme tan rápido, no gritar y hablar más tranquila para entender lo que me dicen.

– Y tú, Mercedes, ¿qué crees que puedes hacer?

– Pues, en realidad, lo mismo que dice María: No enfadarme tan rápido y hablar más tranquila para no tener malentendidos. Además, yo quería disculparme por haberle hecho a María comentarios sobre su educación y su familia.

– Profe, yo también me quiero disculpar por haberte gritado.

– Entonces, ¿estaríais dispuestas a hablar tranquilamente cuando haya algún desacuerdo?

– Sí; Si.

– Entonces, ¿tú, María, estarías dispuesta a no gritarle a la profesora cuando haya algo con lo que no estés de acuerdo y a hablar sin alterarte sobre las cosas, y tú, Mercedes, estarías dispuesta a hablar y a explicarle a María tus argumentos con tranquilidad?

– Sí; Si.

– ¿Con esto pensáis que quedaría solucionado el problema?

– Sí; Si.

– ¿Os parece bien a las dos esta solución?

– Sí; Si.

– Bueno, el proceso ha resultado muy bien y os damos la enhorabuena a ti, María, y a ti, Mercedes, por el acuerdo al que habéis llegado y por habernos elegido para ayudaros. ¿Os parece adecuado que redactemos el acuerdo y lo firmemos?

– Sí; Si.

Ayúdanos a seguir creciendo

Queremos que la mediación escolar se convierta en algo presente y fundamental en todos los centros escolares de nuestro país. Por eso, tu ayuda nos puede permitir seguir llegando a otras personas que puedan formarse como mediadores o formar a los próximos mediadores de nuestras aulas. Comparte este post con los botones que te dejamos aquí abajo si te ha parecido interesante.

Compartir

Summary
La Profesora Montó el Lío - Caso resuelto【2018】
Article Name
La Profesora Montó el Lío - Caso resuelto【2018】
Description
Uno de los conflictos más graves que puede ocurrir en un centro, entre un alumno/a y un profesor/profesora, que casi llega a las manos. Resuelto ✅
Author
Publisher Name
Mediación Escolar
Publisher Logo