Saltar al contenido
Mediación Escolar

La Mediación Escolar en la prevención y la gestión del bullying

La complejidad del fenómeno del bullying como conflicto escolar nos obliga a una formación específica para poder abordarlo adecuadamente desde un sistema de mejora de la convivencia basado en las estrategias de la Mediación Escolar.

No solo es importante conocer una definición concreta, sino que en este caso el conocimiento de las características, los elementos y las personas que implica un conflicto con esta tipología, es fundamental para poder abordarlo hacia su resolución (se puede leer artículo anterior sobre las tipologías de los conflictos escolares).

Un alumno es agredido o se convierte en víctima cuando está expuesto, de forma repetida y durante un tiempo, a acciones negativas que lleva a cabo otro alumno o varios de ellos.

Olweus (1998)

Esta definición de Olweus en 1998 nos explica de manera sencilla algunos de los principales elementos de este tipo de conflictos escolares: la víctima, la reiteración en el tiempo de la conducta y el igual o iguales que realizan las acciones agresivas o violentas.

Características y tipologías del acoso escolar o bullying

El acoso generalmente se inicia cuando una persona se fija en otra a la que escoge como víctima.

Las motivaciones para elegirla son tan diversas como la propia diversidad que representa las relaciones humanas, pero en casi todos los casos existe un componente relacionado, en mayor o menor medida, con el poder.

Las características más definitorias del bullying podemos resumirlas en las siguientes:

  • Conducta agresiva
  • Habitual, persistente, sistemática y personalizada.
  • Desequilibrio de fuerzas y/o poder entre las partes. Indefensión de una de ellas.
  • Se trata de un fenómeno de grupo.
  • Permanece oculta, secreta o desconocida para los adultos.

En cuanto a las tipologías también existe un acuerdo entre los autores sobre las formas más habituales en las que se presenta este tipo de conflictos en el entorno escolar:

  • Verbal: insultos, humillaciones o amenazas.
  • Físico: golpes, zancadillas, pinchazos, patadas, o bien hurtos o estropeo de los objetos propiedad de la víctima.
  • Social: exclusión, ninguneo, difusión de rumores y calumnias contra la víctima, Redes Sociales.
  • Psicológico: acecho, o gestos de asco, desprecio o agresividad dirigidos contra la víctima.

Podríamos incluir una nueva categoría entre esas cuatro que denominaríamos Virtual y que incluiría todo lo relacionado con el ciberbullying, el grooming, el sexting y el stalking.

La diferencia entre el ciberbullying y el resto de las formas de poder-sumisión o violencia-sumisión que pueden darse en el espacio virtual online es que el primero es un conflicto entre iguales, el resto normalmente no lo es.

¿Qué es el ciberbullying?

 “Hablamos de ciberbullying cuando un niño o adolescente es atormentado, amenazado, acosado, humillado, molestado de una manera u otra por otro niño o adolescente mediante el uso de Internet, tecnologías interactivas y digitales o teléfono móvil”.

(Collell, J., Escudé, C., 2014)

Los protagonistas del bullying

En todo conflicto de acoso escolar tenemos tres tipos de personas implicadas:

  • El acosador-a
  • La víctima
  • El grupo de los espectadores-as.

Dan Olweus (2001) explica de manera gráfica los diferentes modos de actuar de los alumnos en un grupo cuando se está produciendo una situación de acosos escolar aguda.

Se trata de un esquema sencillo que nos ayudará en el análisis del conflicto, sobre todo de los elementos relativos a sus protagonistas. Este análisis nos ayudará a planificar la intervención y también a prevenir futuras conductas de bullying gracias a la identificación de posibles agentes de ayuda o cambio.

Circulo del bullying

Se ha escrito bastante sobre perfiles o características de personalidad, comportamiento, rendimiento académico, entorno social, rasgos de personalidad, etc., de estos tres protagonistas de los conflictos de bullying, intentando encajar a cada uno de ellos en un tipo de estudiante determinado.

Hoy en día ese concepto de acosador violento, mal estudiante, de entorno desfavorecido, esa víctima sin habilidades sociales, débil, con excelente rendimiento escolar, y esos espectadores pasivos y con miedo a ser victimizados, no se corresponde con la realidad de esta nueva era digital y de las nuevas relaciones que existen entre los jóvenes estudiantes.

El entorno del acoso escolar ha dejado de ser, en muchos casos, un entorno físico de aula o de centro escolar para convertirse en un entorno virtual y transformarse en lo que se ha dado en llamar ciberbullying y en el que cualquier perfil se puede encontrar en cada uno de los protagonistas.

El fenómeno del bullying se está situando cada vez más en esa parte inferior invisible del triángulo de Galtung por lo que uno de los primeros pasos para poder detenerlo y resolverlo será hacerlo visible.

En este sentido la existencia de un sistema de Mediación Escolar en una escuela, donde tengamos personas, sobre todo estudiantes, formadas en el análisis, detección y resolución de conflictos se convertirá en una herramienta de prevención y provención del bullying en un determinado estadío del caso, que veremos más adelante.

El grupo en los conflictos de bullying

La mayoría de los autores y expertos en el acoso escolar hablan sobre la importancia de los espectadores en la gestión de estos conflictos.

La importancia del grupo, tanto si el bullying es más físico, de aula, en el centro educativo, o bien es más virtual, sigue siendo una de las claves para analizar bien y abordar este tipo de situaciones.

Gran parte de las pruebas de evaluación y detección de casos que se pueden realizar en una clase con estudiantes se basan en definir sociogramas de relaciones en el grupo.

Si esta investigación se hace de manera preventiva y se detectan posibles casos, entonces se diseñan programas de intervención para trabajar de manera específica con el grupo, como un factor clave para resolver el caso.

A nivel práctico en nuestra intervención con el grupo también es muy interesante de conocer los mecanismos que operan en las relaciones en los grupos y que pueden fomentar la participación de los compañeros en los actos de bullying que ha iniciado una persona o un pequeño grupo. Según Bisquerra (2014) estos elementos son:

  1. La dilución de la responsabilidad individual en el grupo.
  2. La desinhibición de las tendencias agresivas.
  3. El contagio social, involuntario e irracional de un estado de ánimo, impulso o conducta.
  4. Los cambios cognitivos graduales en la percepción de la víctima a la que se va despersonalizando y culpabilizando de lo que le pasa.

Estrategias de intervención

Son muchos los modelos y estrategias de intervención que podemos encontrar en la bibliografía tan extensa que existe sobre el tema del bullying, pero la mayoría se engloba en dos líneas de actuación básicas: la prevención o la intervención.

Siguiendo el modelo que plantea la autora Rosa Serrate (2007) vamos a diferenciar tres niveles distintos de prevención- intervención, que ampliaremos con algunas aportaciones propias.

Nivel primario:

Son acciones metodológicas concretas que intentan que las conductas de acoso no aparezcan en la escuela. Es un nivel preventivo.

Las actuaciones se pueden incorporar al desarrollo del currículo y a la formación de la Comunidad Educativa en temas relacionados con la convivencia escolar.

Se pueden trabajar contenidos específicos en algunas asignaturas, cambios hacia metodologías de aula más cooperativas, trabajo en las sesiones de tutoría, en el plan de acción tutorial o desarrollar programas de mejora de la convivencia escolar, como por ejemplo la formación en mediación para un grupo de estudiantes, profesores y padres.

Nivel secundario:

Detección y gestión de casos para intentar limitar su duración y resolverlos.

Se trata de Intervenir específicamente y gestionar casos a nivel individual y a nivel de grupo. Es importante la existencia de protocolos de actuación específicos en el centro educativo.

En este nivel es donde sistemas como la formación en Mediación Escolar y la existencia de mediadores estudiantes, profesores y padres es una de las estrategias que autores como Cowie y Sharp (1996) afirman que son adecuadas para la resolución de los casos de acoso escolar.

Estos dos expertos plantean tres formas diferentes de colaboración de los estudiantes formados en Mediación Escolar, que serán utilizadas según las características del caso, de su nivel de conflictividad, de las personas implicadas, etc.,

  • Los alumnos ayudantes
  • El alumno-orientador o alumno-mentor
  • Los mediadores escolares

Nivel terciario:

En casos confirmados trataremos de realizar programas de intervención individual o grupal, para evitar la reaparición del caso, estabilizar la conducta agresiva y hacer que desaparezca.

Es posible que en este nivel sea necesaria la intervención de personal experto, externo al centro educativo, que realice intervenciones más de tipo psico-social que meramente educativo.

También pudiera ser necesaria la intervención por parte de la Administración Educativa correspondiente, de los servicios sociales, de las autoridades policiales o de las fiscalías de menores en su caso.

¿Qué pueden hacer los mediadores escolares en la prevención del bullying?

Ya hemos visto como tanto en el nivel primario preventivo como en el secundario más de intervención, el papel de los estudiantes formados en Mediación Escolar podría ser fundamental para la gestión de posibles casos de bullying.

Algunas de las directrices que les daríamos a los mediadores escolares en su formación específica para la detección de esta tipología de conflictos escolares serían:

  1. Observar qué personas pueden ser posibles víctimas, sabiendo las características que presentan en general.
  2. Detectar a tiempo, en el inicio, posibles de casos de acoso.
  3. Escuchar, ayudar y aconsejar a compañeros que pueden estar en esta situación sobre las formas de actuar en estos casos. Algunas técnicas que los mediadores podrían enseñar a las posibles víctimas serían:
    • No te encojas.
    • Busca contacto visual.
    • Amable, pero no sumiso.
    • No te rías cuando otros te pongan en ridículo.
    • No te insultes.
    • Di claramente lo que quieres y lo que no quieres.
    • No supliques para que te comprendan.
    • Trata a los demás como quisieras que te tratasen a ti.
  4. Primeros auxilios para enseñar a las posibles víctimas ante el ataque de un acosador/a escolar:
    • Coge aire.
    • Guarda la distancia (separarse, levantarse).
    • Rebaja tus pretensiones de contraataque rápido e ingenioso.
    • Tiempo, calma.
    • Elige la opción más fácil.
  5. Comunicar a un adulto la posible existencia de estos casos tanto en el espacio físico como en el virtual: a un profesor, a un miembro del Equipo de Mediación, al Tutor, a la Jefatura de Estudios, al Orientador o psicólogo, etc.

Son muchas las variables que es necesario analizar en los conflictos de bullying y esto nos obliga a tener no sólo una formación específica sino también protocolos, planes y estrategias para abordarlos.

Los centros escolares que no desarrollen alguna de estas acciones podrán verse desbordados por casos con esta tipología. Tener un sistema de Mediación Escolar es un elemento formativo, preventivo, proventivo y de gestión que puede ser la diferencia entre el éxito o el fracaso en los casos de acoso escolar o bullying.

 

BIBLIOGRAFÍA:

Olweus, D. (1998). Conductas de acoso y amenaza entre escolares. Madrid, Morata

Serrate, R. (2007). Bullying acoso escolar. Guía para entender y prevenir el fenómeno de la violencia en las aulas. Ediciones del Laberinto.

Bisquerra, R. (Coord.), Colau, C., Colau, P., Collell, J., Escudé, C., Pérez-Escoda, (2014). Prevención del acoso escolar con educación emocional. Con la obra de teatro Postdata. Bilbao. Desclée.

Ortega, R. (2010). Agresividad injustificada, bullying y violencia escolar. Madrid. Alianza Editorial.

 

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir todos los post de formación y casos reales en tu email.

Guión para una mediación escolar - Ebook

Guión para una Mediación Escolar

FREE

Consíguelo gratis en tu email:

Fórmate en Mediación Escolar

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir en los próximos días toda la información del curso online de Mediación Escolar que estamos a punto de lanzar.

Fórmate en Mediación Escolar

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir mensualmente en tu email, gratis, los últimos artículos y análisis de casos prácticos para continuar con tu formación como mediador/a.